El Nuevo Marketing Turístico

En enero de este año, la Feria de Madrid (IFEMA) acogió una de las ferias del sector turismo más importantes a nivel internacional. Hablamos de FITUR. Esta edición, la número 38, contó con más superficie, más expositores, el augurio de superar las cifras récord del año pasado y, sobre todo, guarda una mayor relación con la tecnología. Gracias a esta feria pudimos saber cuáles son las tendencias del marketing turístico para el próximo año.

No es para menos viendo la transformación digital que ha vivido el sector turístico en los últimos años. La adaptación a los nuevos modelos de negocio como Airbnb y a los nuevos consumidores (especial importancia a la comunicación con los millennials) lleva a la industria turística y hotelera preguntarse cómo sobrevivir en un mundo competitivo, cambiante y digital. La ciberseguridad, los chatbots, el blockchain, el big data, la inteligencia artificial o la realidad virtual no es el futuro del turismo. Ya es el presente.

Y todo ello enmarcado en un perfil de turista más comprometido, más preocupado y más atento a las marcas. Esto explica el auge del, ya famoso, turismo sostenible: respetuoso no solo con el medio ambiente, sino también con otros factores socioculturales y económicos. La confianza y la veracidad de dicha sostenibilidad en destinos y empresas es lo que se busca en la red. Y para demostrarlo el marketing turístico se convierte en el mejor aliado de las empresas.

El plan de marketing turístico ha dejado de tener por objetivo “vender la marca”. Una buena comunicación tanto en la web como en redes sociales, unido a un compromiso real con la sostenibilidad y sumado a una importancia, nunca vista, del storytelling, serán los nuevos objetivos a perseguir el plan de marketing de una empresa turística. Todo con una meta final: crear experiencias.

EL NUEVO MARKETING TURÍSTICO

El concepto del ‘marketing turístico’ no es nuevo. Ya desde que se generalizó el turismo tal y como lo conocemos hoy en día (actividad recreativa de viajar a una zona geográfica por placer) se viene trabajando en la promoción del producto turístico. Surge así el marketing de turismo, del cual deriva el marketing de destinos (propio para la promoción de un país) y el marketing turístico como tal, entendido como la promoción de las empresas de esta industria: hoteles, restaurantes, transporte, ocio, comercio, etc.

Hasta ahora, el marketing turístico estaba basado en el producto. Un hotel de 5* estudiaba cómo promocionar la suite; un restaurante, su especialidad gastronómica. La empresa hacía modificaciones en su producto con el fin de mejorar el mismo. Hasta hace unos años, este plan de marketing turístico podía funcionar. Ahora, cualquier empresa que lo siga desaparecerá.

Con la llegada de internet, el turista no compra, no reserva y no vive el turismo de la misma forma. No basta con conocer su edad, clase social y zona geográfica. Las empresas turísticas deberán conocer sus intereses, sus inquietudes, sus comportamientos… El marketing turístico deja de vender publicidad y pasa a ofrecer información.

Además, vamos más allá. El nuevo turista busca experiencias inolvidables, únicas, sorprendentes. La oportunidad de destacar entre la competencia global de esta industria reside en saber transmitir las experiencias que han vivido otros turistas. Y para transmitir estas emociones vuelve a ser necesario, una vez más, un nuevo plan de marketing turístico.

EL NUEVO PERFIL DEL TURISTA

España continúa batiendo récord en la importancia del turismo. Y el futuro sigue apuntando al crecimiento del sector en nuestro país. Tanto es así que, para 2030, se estima que 1 de cada 9 empleos pertenezca a esta industria, lo que actualmente se encuentra en 1 de cada 11. La clase media emergente será la que lidere el crecimiento y habrá que adaptarse a ella. Más preocupada por consumir experiencias que cosas, más educada, más ecológica y más concienciada de los lugares que visita: así será el turista.

Como veremos en FITUR, los planes de marketing turístico se deben adecuar a las diferentes generaciones que disfrutarán de la actividad. Sin embargo, nos centramos en especial en los conocidos como los millennials. Su fuerza reside en que serán los adultos del mañana. Estos valoran las experiencias por encima de todo.

Y, aunque es cierto que están muy concienciados con la sostenibilidad y el medio ambiente, sus hijos (las generaciones Z y Alpha) lo estarán todavía más y serán incluso más tecnológicos que sus padres.

Sin embargo, la empresa turística no debe reducirse a un público limitado sin tener en cuenta otras posibilidades y oportunidades. Dentro de uno años también nos encontraremos con turistas de avanza edad, en busca de experiencias muy diferentes a los de generaciones posteriores. También se abre la puerta al ‘viajero single’, soltero, sin niños y acorde a unas experiencias más premium.

TENDENCIAS DE MARKETING TURÍSTICO PARA 2018

El nuevo turista pregunta en Google, busca en las redes sociales, espera recibir información personalizada y útil. Al nuevo turista no le gusta la información ‘vacía’, ni la publicidad que solo le vende un producto, ni los mensajes para cientos de clientes como él, ni la saturación de mensajes. El nuevo turista es exigente, dispone de Internet y no dudará en usarlo para comparar productos, empresas y destinos turísticos (sobre todo, desde el dispositivo móvil que siempre llevará encima), le gusta compartir sus experiencias en redes sociales y sabe el poder que tiene sobre la reputación de marca. En FITUR 2018 podremos ver las mejores tendencias para este año.

> Fuente: TheSocialMediaFamily

2018-12-17T18:53:41+00:00